martes, abril 08, 2014

A tientas



El viento azota las persianas y escucho el débil silbido que provoca en las ranuras de las ventanas. Tu mano sigue sobre mi muslo y te respondo con roces en tu pecho. La cándida sonrisa que alcanzo a adivinar en tu rostro me enternece y unos momentos antes nos mirábamos con fijeza casi desesperada tratando de pertenecernos aun más.





martes, abril 01, 2014

Lo que siempre he tenido

En una de esas pláticas intrascendentes que hay con las compañeras en las que se hablaba sobre el tema de la pareja ideal, la mayoría decía que el físico no importa sino los sentimientos, que te respete, que sea bueno en la cama y siendo tal vez más sinceras algunas comentaron que si el hombre en cuestión tiene carro, gana buen dinero y tiene casa/departamento propio con justa razón lo amarían aun más. Cuando dejé de interesarme en la conversación estaban haciendo la lista de los buenos prospectos que hay en la oficina. 

No me extraña que piensen que soy un tanto mamona-sangrona puesto que no acostumbro a unirme en sus rituales de embriagarse como pretexto para revolcarse entre colegas. Sería demasiado pedirles que comprendan que mi búsqueda de pareja no se basa en el sustento económico que me pueda ofrecer un hombre puesto que carro, casa e independencia la tengo por mi cuenta y esfuerzo sin tener que apelar a la beneficencia masculina.

Fue hace casi 7 años cuando que encontré a quien me ofrecía todo aunque ambos no teníamos un peso en la bolsa. Aquel que me conoce en mis peores momentos y aun con el tiempo y la distancia nos tomamos de la mano con cierta timidez, nos seguimos deseando como si el tiempo nos fuese ajeno, para él no no tengo que estar en mi papel de jefa, somos los mismos muchachos que entre libros, películas y comida confían en que no necesitaremos más de lo que siempre hemos tenido... nada.


Template by:

Free Blog Templates